El origen del ramo de novia

origen_ramo_novia

El ramo de novia es el complemento obligado que toda novia debe llevar el día de su boda. Es una tradición con muchos siglos de antigüedad, que al parecer, no siempre tuvo el mismo significado.

Si en la actualidad este adorno indispensable aporta romanticismo y glamour, en sus orígenes su utilidad fue bien distinta.

En la antigüedad, las novias llevaban manojos de ajo, eneldo y otras hierbas para evitar que los malos espíritus interfirieran en la felicidad del futuro matrimonio.

En el Antiguo Egipto se fueron añadiendo plantas aromáticas como el tomillo, el romero y la menta, probablemente con el fin de contrarestar el olor del ajo. Estas hierbas eran comidas por los novios tras la ceremonia con la creencia de que tenían poderes afrodisíacos.

Poco a poco estas hierbas aromáticas fueron sustituidas por flores de todo tipo. La novias griegas, preferían llevar ramos de hiedras, dándole a la resistencia de esta planta, la perfecta simbología de una unión fuerte y duradera. En el Mediterráneo también era común que las novias lucieran ramos hechos con ramas de naranjo en flor y azahar, como símbolo de pureza.

En la Edad Media la más utilizada era el azahar. El uso de esta flor está muy relacionado con la época pues en la Edad Media los baños no eran habituales y se utilizaba el ramo de ahazar además de por la simbología, para que las flores emitieran una fragancia que  cubriera el olor corporal.

Como novia del siglo XXI que eres confío en que el día de la boda lleves un bonito ramo para lucirlo junto a tu vestido y tu peinado y recuerda que el ramo no te exime de…

¡Una buena ducha!

 

Esta entrada fue publicada en artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *