El fotógrafo ideal.

075-2

Una vez convencidos de que lo mejor es contar con un fotógrafo profesional, la siguiente duda a resolver va a ser la elección del mismo.

Todos los fotógrafos no son iguales, de la misma manera en que todas las parejas de novios no son iguales.  ¿Cómo elegir al encargado de crear vuestros mejores recuerdos?

La respuesta podría ser compleja, tanto como explicar por qué elegimos a nuestra pareja. De hecho el proceso podría ser similar, sería ideal que eligiéramos a nuestro fotógrafo de bodas porque nos hayamos enamorado de sus fotografías. Veamos algunas cuestiones importantes a tener en cuenta:

PRESUPUESTO

Si queréis mejores fotos, tendréis que pagar por ello. Nadie da duros a cuatro pesetas. En función de vuestro deseo por tener buenas fotos y de vuestras posibilidades económicas os decantaréis por un profesional u otro.

Si el presupuesto no es problema, simplemente dejaos llevar y elegid al que más os emocione y sea más afín a vuestra personalidad.

Si estáis limitados económicamente, sería bueno hacer un pequeño estudio de mercado para saber qué se está cobrando y establecer un límite de dinero a invertir en el reportaje fotográfico. A partir de ahí os tocará desechar los que sean mucho más caros y también los que sean más baratos. Es recomendable que la aproximación sea siempre al alza, pues pequeñas diferencias de presupuesto, pueden significar una importancia grande en el resultado final.

ESTILO

Básicamente podemos hablar de dos maneras diferentes de afrontar una boda.

1.    Dando mayor protagonismo a la fotografía documental. Rápida y discreta,  pretende captar momentos y emociones y busca la belleza en la naturalidad y la espontaneidad. Este planteamiento puede ser ideal para aquellas parejas que quieren tener un bonito y emotivo recuerdo, pero no quieren estar demasiado pendientes del fotógrafo, o simplemente no les gusta posar.

2.    Dando mayor protagonismo a la fotografía de retrato. Más  pausada, requiere de la pose y la colaboración continua de los novios y busca la belleza en la perfección formal de cada foto. Este planteamiento es ideal para aquellas parejas que necesitan que las vayan guiando, les guste posar y quieran aprovechar la ocasión para verse como modelos y tener junto al recuerdo de la boda, una colección de maravillosos retratos.

En esto como en todo hay fotógrafos muy ortodoxos con un estilo muy marcado y otros, sin embargo, bajo una filosofía más heterodoxa, no dudan en fusionar distintas tendencias en su coctel personal. Cada uno dará argumentos sobrados para demostrar que su método es el mejor, así que os tocará a vosotros decidir qué os gusta mas. Tanto en un caso como en el otro, sólo los mejores profesionales lograrán los objetivos pretendidos, de ahí la importancia de contar con un buen profesional.

 LA DIFERENCIA

Muchos son los profesionales que prometen ser los mejores, diferentes o únicos, pero pocos los que de verdad te van a ofrecer algo que sea diferente a lo que hacen los demás.

La inmensa mayoría de los fotógrafos no os van a ofrecer nada que no sea tremendamente parecido a lo que ofrece el resto. Si algo se pone de moda, muchos intentarán vender esa tendencia como algo novedoso. En realidad, lo verdaderamente importante es que os hagan un buen trabajo, pero, si para vosotros es importante que vuestro reportaje sea original debéis elegir a un fotógrafo que además de ser bueno, ofrezca algún elemento diferenciador que haga que vuestro reportaje tenga ese valor añadido que lo haga diferente.

Esta entrada fue publicada en artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *