La metamorfosis de María

Si preguntásemos a los niños como les gustaría que fuesen las fotos para el recuerdo de su comunión probablemente nos sorprendería su imaginación. Si nos ocupásemos más de que los niños se divirtieran con el fotógrafo probablemente nos sorprendería su predisposición para posar. Si nos atreviéramos a entrar en su mundo probablemente perderíamos el control y los prejuicios y la vergüenza y la rutina y los tópicos… y una vez que desaprendiéramos lo suficiente para afrontar la sesión fotográfica todo sería mágico, espontáneo y maravillosamente surrealista.

20160827_004 b 20160827_005 b 20160827_007 b 20160827_009 b 20160827_015 b 20160827_042 b

secuencia voltereta

20160827_078 b 20160827_079 b 20160902_085 bn 20160902_087 bn

montaje hockey b

20160902_097 b 20160902_100 b 20160902_105 b

Esta entrada fue publicada en comunión, familia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.