Silencio, se rueda

Es cierto que estoy todo el año entregado a nuestro proyecto Prodisa Bodas, tanto en la realización de las fotografías como en el desarrollo y dirección de toda una filosofía de trabajo basado en las emociones, en la belleza y en la belleza de las emociones. Pero, por suerte, también colaboro con mis compañeros de Prodisa Media en sus proyectos y encargos publicitarios.

Y digo suerte porque me lo paso genial, pero también porque algunos trabajos, como por ejemplo las fotos de rodaje que vemos a continuación, son mi mejor escuela para captar detalles y situaciones de forma espontánea y anónima, sin intervenir y podríamos afirmar incluso, sin molestar a los profesionales que en ese momento están rodando a marchas forzadas y sin perder tiempo casi, casi, ni para comer.

Y es en esa dificultad donde me acabo convirtiendo en un mero espectador y disfruto de la espontaneidad, la improvisación y la magia de robar momentos, detalles y emociones; sin retoques, sin posados, sin saber lo que puede surgir en cada momento. Únicamente, dejando que surja…

_PRO7919 bn _PRO7928 bn _PRO7975 bn _PRO8017 bn _PRO8047 bn _PRO8097 bn _PRO8141 bn _PRO8225 bn _PRO8243 _PRO8254 _PRO8319 _PRO8355 bn _PRO8396 bn _PRO8466 bn _PRO8520 _PRO8605 _PRO8557

Esta entrada fue publicada en artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *